Trastorno de estrés post-traumático

Cuando una persona sufre del TRASTORNO DE ESTRÉS POST-TRAUMÁTICO (TEPT) suele tener los siguientes síntomas:

  • La situación traumática vuelve a experimentarse imaginariamente una y otra vez, mediante pesadillas o pensamientos recurrentes.
  • Se evaden los estímulos asociados con el trauma.
  • Sentimientos de tensión o irritabilidad crónica, generalmente acompañados de insomnio y dificultad para tolerar los ruidos.
  • Problemas para concentrase y de memoria.
  • Sentimientos de depresión y evitación de situaciones sociales.

Este trastorno se definió de manera formal en el año 1980, en el que se limitaba a los veteranos de guerra y las víctimas de desastres. La prevalencia en la población en general es que afecta a uno de cada 12 adultos en algún momento de su vida. Lee y Young (2001) llegaron a la conclusión que el 93% de la población dice haber sufrido algún hecho traumático alguna vez en su vida y que sólo entre el 5 y 12% han desarrollado un TEPT. En cuanto a género, Breslau (2001) llegó a la conclusión que el TEPT se duplica entre las mujeres en relación con los hombres, debido principalmente a la violencia de carácter sexual y doméstico.

Diferencias entre el trastorno de estrés agudo y el trastorno de estrés post-traumático

La diferencia tiene que ver con el momento y la duración de los síntomas. El trastorno de estrés agudo tiene lugar dentro de las cuatro semanas posteriores al acontecimiento traumático y dura un mínimo de dos días y un máximo de cuatro semanas. Si los síntomas se prologan durante más tiempo el diagnóstico más adecuado es entonces TEPT.

El síndrome del desastre.

Apunta a las reacciones de las víctimas de grandes catástrofes donde hay grandes pérdidas y sufrimientos. Depende de las reacciones que se producen durante la experiencia traumática, las reacciones iniciales (estrés post-traumático agudo) y las dificultades posteriores (estrés post traumático crónico). La víctima suele atravesar 3 etapas:

La etapa de la conmoción, la víctima se muestra enajenada, sorprendida y apática.

La etapa sugestionable, la víctima tiende a mostrarse pasiva, sugestionable y deseosa de escuchar y seguir las instrucciones del personal de rescate o de cualquier otro.

La etapa de recuperación, la víctima puede mostrarse tensa, desconfiada y con ansiedad generalizada, sin embargo con cierto equilibrio psicológico, mostrando la necesidad de contar una y otra vez la situación catastrófica (posiblemente un mecanismo necesario para reducir la ansiedad e insensibilizar al yo frente a la experiencia traumática). En esta etapa se puede desarrollar el TEPT.

Factores causales del estrés post-traumático.

  • El hecho de que una persona desarrolle un TEPT depende de varios factores:
  • La personalidad desempeña un papel importante para reducir la vulnerabilidad ante el estrés.
  • Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de padecer TEPT.
  • Las personas que tienen un menor nivel educativo, tienen mayor tendencia a experimentar síntomas psicológicos tras un desastre.

En todos los casos de TEPT, el factor causa determinante es el miedo condicionado, que se asocia con la experiencia traumática.

El TEPT y la violación sexual.

Se sabe que en la mayoría de veces, los casos de violación sexual ocurren en mujeres, siendo una de las causas más frecuentes de TEPT. Cuando el violador es una persona desconocida, la víctima siente un intenso temor a sufrir daños físicos o la muerte, sin embargo cuando el agresor es una persona conocida, la reacción de la víctima suele ser diferente; a parte del temor, existen sentimientos de desconfianza y traición, hasta de culpabilidad.

La edad es un factor que influye en la reacción de la víctima. En un niño pequeño, la violación sexual lo puede dejar confundido, y si se le obliga a olvidar la experiencia dejaría secuelas psicológicas. Para una mujer joven afectaría su independencia y la separación de la familia, algo usual en esta edad. Por otro lado para una mujer casada, existe la percepción de vulnerabilidad y déficit en la capacidad de cuidar de los hijos.

McCann (1988) encontró que la violación afecta en 5 áreas de funcionamiento vital. Primero, afecta físicamente (hiperactivación y ansiedad). Segundo, experimentan problemas emocionales (ansiedad, depresión, baja autoestima). Tercero, tienden a mostrar disfunciones cognitivas (problemas de concentración y pensamientos intrusivos). Cuarto, aparición de conductas atípicas (agresión, conductas antisociales, abuso de sustancias). Y quinto, muestran problemas en las relaciones sociales (dificultades sexuales y carencia de relaciones afectivas íntimas). Todos estos síntomas son parte de los que caracterizan el TEPT.

Carola Romero

Psicóloga clínica orientada al enfoque Racional Emotivo y cognitivo conductual. Experiencia en psicoterapia individual, orientación-consejería y evaluación psicológica, trabajando principalmente en las áreas de ansiedad, depresión, estrés, dependencia emocional, autoestima, manejo emocional y habilidades sociales.

You may also like...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *